Paz Activa capacitó a orientadores para guiar en proyectos de vida

Docentes , miembros de la comunidad educativa de los ocho centros educativos  que participan en el proyecto Jóvenes y Escuelas Agentes de Paz  – auspiciado por la Unión Europea- acompañados también de  representantes de la Asociación Civil Ágora,  recibieron herramientas para formarse como orientadores y acompañar en el proceso socioeducativo que promueve la Asociación Civil Paz Activa desde el año 2018.

La actividad inició con el planteamiento proyecto y plan de vida: qué elementos involucran uno y el otro, sus diferencias y el cómo llevarlos a cabo, de la mano de las psicólogas Marisol Ramírez y Taibel Núñez.

De acuerdo con las especialistas, el proyecto de vida “es un universo de tiempo más amplio o de largo alcance mientras que el plan contempla las actividades sumadas a diario para concretar esa propuesta de largo plazo”.

El plan de vida platea acciones más inmediatas conducidas por las siguientes interrogantes: ¿Qué necesito para materializar mi plan?; ¿Dónde busco apoyo?; ¿Cuáles son las alternativas en caso de no concretar mi plan inicial? y, del lado de estas preguntas, las especialistas coinciden en realizar un esquema de instrucciones que llevarán a la conclusión del plan, con resultados que favorecerán o no las aspiraciones que la persona desea ejecutar.

El proyecto de vida – de acuerdo a las facilitadoras- “es una imagen poderosa que creamos de nuestras metas y sueños en cada área de la vida: lo personal, académico, profesional, familiar, social y espiritual”.

Añaden además: “Es un plan que nos sirve de guía para realizar lo que deseamos de acuerdo a nuestras oportunidades, fortalezas y habilidades”.

A lo anterior, se suman los siguientes pasos para materializarlo:

–         ¿Qué quiero lograr?

–         ¿En cuánto tiempo?

–         ¿Cómo lo quiero lograr?

–         ¿En quién o en qué me voy a apoyar?

–         ¿Qué me gusta y qué me gusta de mi?

–         ¿Dónde estoy?

El orientador, en su rol de guía y acompañante – a través de representaciones lúdicas- debe girar instrucciones a los jóvenes involucrados en el proyecto enfocadas en la descripción de su personalidad, sus aspectos positivos y negativos y “destacar esas situaciones que dejaron huellas en lo personal y en sus contextos. Y cuando se está consciente de ello, se está más cerca de cumplir las metas”.

Algunas herramientas para ser impartidas entre los adolescentes  participantes, se centran en el siguiente esquema:

Fortalezas: ventajas con las que se cuentan, reconocer qué cosas hacen bien, recursos con los que se cuenta y enumerar las virtudes o fortalezas que los demás dicen que esa persona posee.

Debilidades: hacerles reconocer de los que hacen mal, qué deberían evadir, qué consideran que los atrasan y lo que deberían mejorar

Oportunidades: quiénes los ayudan, con quién cuenta, oportunidades que se tienen y de todas esas oportunidades, cuáles son en las que mejor se podría ver.

Amenazas: que consideran como amenaza, reconocer los obstáculos, que cambiarían en su entorno y si existe una amenaza que les impida vivir.

Para los jóvenes: a pesar de las situaciones o circunstancias vividas, deben entender que esas limitaciones no significan impedimentos para concretar sus proyectos de vida.

Ejemplo para ello: diseñar en una cartulina el proyecto de vida con fotografías e imágenes de los propósitos que se quieren obtener y establecer fechas para ello.

Finalmente -sugieren las especialistas- “ningún plan de vida tendrá resultados si no se planifica con aptitud positiva”.

Al término de la actividad, Paz Activa emitió un reconocimiento a las personas que servirán de facilitadores en el proceso de acompañamiento psicosocial, centrado en Proyectos de Vida, establecidos en el programa de Acción Afirmativa.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *